La defensa personal consta de un conjunto de habilidades técnicas y tácticas para impedir o retener algún tipo de agresión, estas técnicas son para y por uno mismo, también reciben otros nombres como seguridad personal o autoprotección, pero son estrategias que funcionan básicamente para prevenir cualquier eventualidad. 

Nuestra seguridad siempre será una prioridad, además de prevenir ciertas acciones en una situación de riesgo, la defensa personal solo debe activarse ante actos que impliquen una agresión física hacia nosotras. 

La defensa personal, en el caso de las mujeres, es una práctica y un derecho natural que le permite a las féminas repeler todo acto de agresión que sea injusta o ponga en riesgo su integridad física o patrimonio, asimismo se trata de reforzar física y mentalmente a aquellas mujeres que son susceptibles al maltrato o a la violencia. 

¿En qué circunstancias debe una mujer aprender defensa personal?

Razones por la que una mujer debe saber defensa personal 

Son muchas las razones por lo que resulta beneficioso practicar rutinas de defensa personal, les brinda a las mujeres independencia, autoestima y autonomía, estadísticamente una de cada tres mujeres son victimas de agresiones fisicas, asi que la defensa personal puede cambiar tu vida en ciertos aspectos: 

Aleja los temores: ir a lecciones regulares de defensa personal te permitirá controlar la ansiedad y el miedo, así te mantendrás más tranquila con lo que sucede en tu entorno, te ayudará también a despertar tus sentidos  y disminuirá tus temores. 

Confianza: las diferentes técnicas de defensa personal te otorgan autonomía, son entrenamientos que modulan la mente y el cuerpo, te dan fuerza interior y te anima a superarte, no importa tu estatura o tu peso, la defensa personal te brindará fortaleza. 

Mente despejada: la defensa personal es una herramienta antiestrés, cada una de estas actividades son liberadoras y efectivas, si el trabajo, la casa  los estudios tienen tu mundo de cabeza, las artes marciales o cualquier disciplina de defensa ayudará a despejar tu mente, además, serán actividades que te divertirán. 

Disciplina: no hace falta ser una víctima para comenzar clases de defensa personal, esta rutina te ofrece técnicas de autocontrol que en muchos casos podrían salvarte la vida, de igual forma, te motiva a lograr todas tus metas, cómo responder con veracidad ante cada acto, la astucia de ciertos ataques sorpresivos. 

Trabajo en equipo: muchas veces practicar alguna rutina de defensa o deportiva te hará interactuar con otras personas, lo cual te enseñara a practicar bajo una situación imaginaria pero en un ambiente seguro, además te enseñará que la defensa personal también es enriquecerse de valores que están dentro de ti como son el respeto mutuo o el compañerismo, esto es algo que aprenderás desde que comienzas con estas rutinas de defensa. 

Tácticas útiles: no es necesario que seas una experta de artes marciales, para moverte con agilidad y ser la dueña de tus acciones, desde las primeras lecciones podrás aplicar técnicas para neutralizar al atacante y a dominar tus miedos.

Finalmente, aunque la defensa personal puede parecer solo para hombres, es una medida de seguridad ideal para mujeres, cabe destacar que aunque podemos buscar dispositivos de seguridad eficientes recomendados por cerrajeros de Persianas Barcelona, también debemos aprender técnicas de defensa personal ante situaciones de peligro en la que no podamos resguardarnos.