La diabetes es una afección crónica que afecta la forma en que su cuerpo usa la insulina. Esta hormona controla la cantidad de azúcar en sangre, también conocida como glucosa, que se libera en las células para usarla como energía.

En España, esta enfermedad afecta a cerca de 6 millones de personas y es responsable de 25.000 muertes cada año, además de estar detrás de 7 de cada 10 amputaciones no traumáticas de las extremidades inferiores y ser la responsable del 16 % de los casos de ceguera.

Esto es lo que necesitas saber para controlar la diabetes y reducir los niveles de azúcar en sangre.

Tipos de Diabetes

Con todos los tipos de diabetes, el cuerpo no produce suficiente insulina o no puede usar la insulina de manera efectiva.

La insulina es necesaria para mover el azúcar en la sangre a las células, donde se almacena y se utiliza como energía. Sin insulina, puede ocurrir una afección llamada hiperglucemia, en la que el azúcar en sangre se acumula en el torrente sanguíneo en lugar de viajar a las células.

Diabetes tipo 1

Esta representa un 13 % de los casos de diabetes en España. Afecta a 10.000 niños menores de 15 años y se contabilizan 1.200 nuevos casos cada año.

Aunque se desconoce la causa, la diabetes tipo 1 puede deberse a una respuesta autoinmune causada por una infección u otro desencadenante. Su cuerpo ataca y daña por error las células beta del páncreas que producen insulina, por lo que se produce poca o ninguna insulina.

No hay muchos factores de riesgo para la diabetes tipo 1, aunque se cree que la genética juega un papel importante.

Un diagnóstico de diabetes tipo 1 requiere algunos cambios importantes en el estilo de vida. Debe inyectarse insulina todos los días para sobrevivir. Su nivel de azúcar en sangre debe controlarse con frecuencia. Es esencial planificar cuidadosamente sus comidas y contar los carbohidratos.

Diabetes tipo 2

En España, la mayoría de los pacientes (el 90 %) padece la diabetes tipo 2, que suele aparecer a partir de los 40 años y se puede evitar o retrasar con una alimentación equilibrada, ejercicio físico, y una vida saludable sin tabaco y un consumo moderado de alcohol.

Con el tipo 2, su cuerpo puede producir insulina, pero no puede usarla de manera efectiva. Esto se llama resistencia a la insulina, que ocurre cuando el hígado, los músculos y las células grasas no absorben eficazmente el azúcar de la sangre para utilizarlo como energía. Como resultado, su nivel de azúcar en sangre aumenta, lo que eventualmente puede conducir a diabetes tipo 2.

Diabetes gestacional

Una mujer embarazada puede desarrollar diabetes gestacional, causada por la incapacidad del cuerpo para producir la insulina adicional necesaria durante el embarazo. La diabetes gestacional puede poner a su bebé en riesgo de tener problemas de salud en el futuro, como obesidad o diabetes tipo 2.

Por lo general, desaparece después cuando nace el bebé, pero tendrá un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante en la vida.

Lo importante en cualquier tipo de diabetes es cuidarse, llevar una vida sana, una buena y balanceada alimentación combinada con ejercicios moderados, como la caminata.

La caminata es uno de los mejores ejercicios para la diabetes,  pero al salir, no olvides asegurar tu hogar, dejar la puerta bien cerrada, aprovecha para consultar con tu cerrajero sobre la seguridad de tus puertas, y disfruta de una buena caminata con tranquilidad.